¡Sígueme!

lunes, 21 de noviembre de 2016

A Oscuras


"In the wrong light anyone can look like a darkness" R.S


Hay cuerpos que son sombra
esto vos lo sabés.

La luz a través de la ventana
              es una invitación:
tocá este corazón       amor
está floreciendo en el lugar
       de todas las muertes.

Hay ojos que son sombra
hay piel como monumentos
de guerras pasadas
hay el miedo terrible
a perdernos en la oscuridad
amor
esto vos lo sabés
a pesar
de la luz.
 
No me pidás
que no vea este florecimiento
"A veces     en la noche
me dijeron que mi corazón 
no existe"
 pero no esta noche     ¿te diste cuenta?
el campo de batalla quiso ser jardín.

Hay cosas que nacen simplemente.
Vos lo sabés.

jueves, 17 de noviembre de 2016

Incompleto

A L. M
el poema que debí haber escrito

Toda la noche abierta 
en nuestros ojos.

Vos ahora lo sabés
el amor 
siempre nos fue una hoja
que nunca terminará 
de caer.

Soy el otoño
que tiró todas las hojas
una estación permanente
un tren que no llegó nunca
amor

(la memoria es un órgano
de doble filo)

Vos lo sabés.






martes, 13 de septiembre de 2016

Contemplando

Nuestros cuerpos son el mensaje 
de que algo hacemos bien
Kenia Cano.
Hay momentos así
           silencios conjuntos
pies bailando una música
                imperceptible
acentos norteamericanos
         en huelga.

Adentro todo es posible
excepto el sonido.
La lengua es más pájaro
que lengua.

(En el árbol
una mano invisible
                   se desliza.
¿Qué órgano es el viento
que lo dice todo
sin pronunciar palabra?)

Contemplación
que no es lo mismo que soledad
el cuerpo nunca está solo
"nuestros cuerpos son el mensaje
de que algo hacemos bien".

La mano se detuvo
inexplicablemente.
Los pájaros han tomado el mundo.
Volar es hacer silencio
                           con las alas.
Caminar     irse callando de a poco.
Hay momentos así.

Una taza refleja el olor vacío
de su café.
(Nadie ha bebido del reflejo de la taza
más que la propia taza)

Así es este silencio
una copia más mía que la realidad
en la que todo habla
excepto un árbol manoseado 
                un pájaro dibujado en el aire
         y su reflejo.

Hay momentos así.

domingo, 21 de agosto de 2016

Puedo ser amargo


como vos
es fácil: mirá
tomo este corazón
y lo abandono a ratos
como el pájaro azul
de Bukowski
y puedo querer
como vos
como un día nublado
es decir
a la mitad
despiadadamente
puedo fingirlo
es fácil: decirte
acá estoy     
no me hacés falta
pero no
el poema
es este silencio
demasiado crudo
para hacerlo
metáfora

jueves, 4 de agosto de 2016

bleh

Mi amor es esta tina de agua y sal
y ramas rotas.
Uno se piensa:
El cuerpo del hombre
                  es una invitación. 
y la tarde espera sentada una respuesta.

La tina     recibe. El agua      recibe.
los huesos se doblan como ramas
demasiado blancas.
El amor es blanco como el silencio
blanco como el suicidio de una paloma
         quieto como un día feriado.
"Acá no hay mujer..."
 Hay invitaciones
que han sido abandonadas
casas con quince habitaciones y diez mil
telerañas. Hay también el cuerpo del hombre
y su amor como un mal poema
como una tina vacía
en la que un solo pájaro
habrá aceptado su nido.


viernes, 15 de julio de 2016

Luego


Hay comienzos así: ríos amazónicos,
miradas como tormentas.
Debo decir que fuiste un pincel sorpresa,
y nada,
todas las obras de arte empiezan por definir el canvas,
el cuerpo,
las palabras apropiadas.
Luego del comienzo llega siempre la realidad:
vaso que gotea, ojos de luna cansada.
(Vos sos el arte y la música.
Yo soy el corazón que nos faltó)
Luego del comienzo no hay palabras,
hay la música sonando para nadie,
hay el canvas esperando que volvás,
que digás algo sobre Francia,
sobre el meta análisis,
sobre esta noche abandonada
en el medio de un inicio y de un fin.
Luego del comienzo
vos seguís siendo paloma,
yo sigo siendo habitación,
y alguien ha terminado de pintarnos para siempre.

lunes, 20 de junio de 2016

Parvadas



El amor es lo curioso.

Los pájaros quieren     cantan canciones de aire
se reúnen en cafés
                           para tocarse un poquito las plumas
y llorar.

El germen del amor nos invade
                        como hormigas rojas y vibrantes      amor.

(Somos dos pájaros en descenso
            las alas son lo innombrable en el hombre)

Más allá del pájaro está la muerte.
           La muerte también es lo curioso.

El corazón enfermo sabe de la muerte
                                  la lleva en su garganta  como una excusa
en sus entrañas en donde insectos  y memorias polulan
                                                  inevitablemente.
La piel se nos cae de amor.     
                                                   Todo cae.

Un cuerpo     un árbol    una boca agrietada.
Esto es lo que lleva la parvada en su formación.

                    Viajamos acompañados de la muerte.

Un grito   una confirmación.
La parvada añora el mar como añoran los hombres
                                    que han sufrido demasiado.

Estamos infectados. Esto es lo curioso    la caída.

El mundo es caernos en el agujero
        donde el conejo blanco nos miente siempre
                                      de alguna forma.

Los pájaros y los conejos no se llevan     amor.
(Sólo vine a ver el jardín donde los animales remedan hombres
                                                       y las cosas nunca dejan de caerse).
                   





viernes, 17 de junio de 2016

Call

El cuerpo está llamando.
Vení, es para vos.
Quiero decir, acá la noche entró sin preguntar
(hay noches tan solas como hombres
y hombres tan solos como noches)
Entendeme. Quisiera que tomés está llamada.
Es sólo mi voz de pájaro lastimado,
es sólo mi corazón como una gran caja de silencios y miradas tibias.
Vení, el cuerpo nos pesa.

viernes, 6 de mayo de 2016

Broken

Hablo de vos     Impermanencia.
Estas manos.
De dónde son estas manos
cuando no hay nadie que nos palpe
los ojos como ríos
el corazón como perros de la noche.
Hablo de aceptar el silencio. Me explico. 
La garganta en posición de botella rota 
y apretar     confirmar el asesinato
la desgarradura.

Todo lo abierto termina vaciándose
algún día.
Hablo de que es de día y luego tarde y luego día.  
El tiempo es esta boca siempre demasiado sola

Hablo del abandono del cuerpo.
Hablo de mí      Impermanencia
aire inútil       cuerpo abierto
           cántaro roto del amor.

viernes, 15 de abril de 2016

De una edición de War of the Foxes

Morir es aceptar la vida en el sofá.
Viernes por la noche y whiskey.
Ser una pintura inacabada.
(Dibujá un hombre en el sofá y él inventará su dolor)
El vaso a medio llenar. El hombre siempre medio lleno.
La soledad es hacernos piel
leer un libro de poesía cruda
           fumarlo todo mentalmente.
La pintura se va pintando sola.
Afuera hay pájaros. Lo sabés.
¿Adentro?
Acá el whiskey despierta la garganta y el dolor recuerda el dolor.
Adentro todo es memoria
como cuando encendés el televisor y se hace la estática
el brazo crispado. La luz.
La pintura nos está pintando.
El vaso se nos vacía
lo abierto siempre se vacía.

Doler hacia afuera.
Toda puerta es una herida.
El afuera y el adentro en la conformación del hombre.
Hubo una vez un Adán y una Eva en todo hombre.
Y tarde o temprano algún dios dirá:
De este vaso no beberás
De este libro no saldrán más poemas.
De este sofá...etcétera.

viernes, 1 de abril de 2016

Historia

Let me tell you a story about love.
Richard Siken

Dejame contarte una historia sobre pájaros y abandono.
Había una vez un corazón afuera    entre las hormigas
había su cuerpo como el signo de todo lo que falta.
Los pájaros han píado demasiado     amor
                          han caído siempre de la misma forma.
Había una vez un ala     una canción definitiva
          había esta noche como algo que se cayó
                                        y no se levantó nunca.

Dejame contarte algo sobre el nido
(¿qué hacer si no sabemos  de nidos
        si nuestro pico es siempre demasiado torpe
 para reterner una hoja    o un un amor?)
las ramas como el recordatorio de todo lo que ha muerto
las hojas secas como una madre     o un dolor.

 Me vengo cayendo ¿te enteraste?

Las alas como una interrogación que nos hicimos
                                            desde siempre.
 ¿para qué tanta ala 
                                             si existen las hormigas?

Dejame contarte la historia de las hormigas.
El hombre aprendió a olfatear su dolor
el hombre inventó el devorarse     el seguir la fila
                                                         de todo lo caduco.

En el centro están las hormigas     los cuerpos    lo días
                          en que lloramos más de las cuenta
en que nos abandonaron  en el mismo nido
       en que nos soltaron en aire
                            cuando volar era mentirnos un poco.

Y en el suelo    las hormigas rodean al pájaro
                                              que recién se cayó de nido.
Una olfatea sus ojos negros    devora su pecho abierto
como cuando un signo de exclamación nos envuelve
                        porque sí.

Contame vos la historia de la muerte.

Pongámonos de pie    tomémonos de las alas
para escuchar lo terrible     lo realmente terrible
                                                              en el hombre:
las palabras son la ausencia de los cuerpos 
el mundo es un parto constante     una eterna congregación
                                                              de hormigas y  de pájaros.

En el centro está el hombre y su nido.
           La historia del amor  y su descenso del árbol.
                 
               





                                                
                                                

miércoles, 16 de marzo de 2016

En fuga

La contemplación del cuerpo.
Un muslo abierto como una invitación.
El aire que grita a cada órgano   a cada poro
en el lugar en que los enamorados
                         cantaron uñas y espaldas.

Siempre el cuerpo. Contemplá.

Mirá que ayer el amor era otra cosa:
como decir
         la boca está donde está la boca
y tener sentido al llorar  
y encoger un poco  las piernas
     como en una verdad demasiado evidente.

Lo terrible es la invitación inatendida.

Digo que lo terrible es este espacio en blanco
                                                en la palabra       vos      
este brotar literatura     lagrimar verbos

            He aquí al hombre y su boca lagrimable

Mirá que hay distancias de distancias

un fémur    una carta     un derrame             
                                                
La invitación a matarnos siempre.

El no cuerpo.

Estoy con el silencio.
                                           Haceme.
Contemplá.


   

martes, 15 de marzo de 2016

El nido

No siempre nos caemos de la misma forma.

Existe la piel como un paraíso del hombre
como cuando tocamos la soledad de un pájaro
que se quedó sin madre demasiado temprano.
(Mirame amor este es un tiempo de pájaros 
                                                      ¿te enteraste?).

Existe sobretodo el nido
la gran canción de sabernos mundo
como cuando lamemos el silencio en las cosas de siempre
y lloramos un poquito porque sí.

La herida como nuestro lugar secreto
como una confesión demasiado oscura
                                                        para amar.
No siempre caemos de la misma forma.

El corazón también sabe de caer y de piar
de esconderse en matorrales como un niño jugando
                                                 a matar hormigas
(las hormigas siempre saben del dolor y del olfato).

Pará dejame decirte algo:
no es posible llorar bajo la luz.
Caer es otra forma de rasgar el cuerpo      el ala
de iluminarnos el rostro al recordar el nido abandonado.

Pogámonos de pie.
Hablar del nido es siempre caer de alguna forma
cortar la rama
aventarse contra las piedras      comenzar.

Vienen los pájaros y las hormigas:
Acá comienza realmente el poema amor.